Parlamento británico rechaza acuerdo de Brexit


La Cámara de los Comunes rechazó el martes por una aplastante mayoría el acuerdo de Brexit negociado por la primera ministra británica Theresa May y que tenía por objetivo garantizar que Reino Unido saliera de la Unión Europea de forma ordenada el próximo 29 de marzo.


Las disposiciones claves de los Comunes buscaban evitar estos tres puntos principalmente:

Una frontera dura entre la República de Irlanda (miembro de la UE) y la provincia británica de Irlanda del Norte

Proteger los derechos de los ciudadanos europeos y británicos
Fijar la última contribución financiera que Reino Unido debe hacer al presupuesto europeo
El acuerdo fue rechazado con los votos en contra de 432 diputados, frente a 202 a favor, pese a las advertencias de May sobre la "incertidumbre" que provocaría esta decisión. A continuación los detalles:

Irlanda del Norte

La solución final pasa por la futura relación entre británicos y europeos, especialmente por un eventual acuerdo de libre comercio que todavía deben negociar y que regiría al término del período de transición, previsto hasta el 31 de diciembre de 2020 pero prolongable dos años.

Si pese a todo siguen sin una solución al término de la transición, se acordó un "backstop" o "red de seguridad" que pasaba por crear un "territorio aduanero único" entre la UE y Reino Unido, sin aranceles ni cuotas en el mercado europeo para productos británicos. 

Sin embargo, de cara a mantener la unidad del mercado único europeo y no sólo la integridad de Reino Unido, Irlanda del Norte mantendría aquellas normas del bloque necesarias para evitar una frontera clásica en la isla, como las relativas a los productos agrícolas o las fitosanitarias.

En resumen: Reino Unido o la UE podían poner fin a este protocolo sobre Irlanda, que acompaña el acuerdo de divorcio, en cualquier momento tras la transición, pero no unilateralmente sino de mutuo acuerdo.
Derechos de los ciudadanos

Los derechos de los ciudadanos de la Unión Europea, como el de poder solicitar la residencia permanente tras cinco años viviendo en un país, se debía conservar para aquellos residentes actualmente en Reino Unido o en uno de los otros 27 países del bloque o que lleguen durante el período de transición.

El acuerdo prevé que más de 4 millones de ciudadanos (3,2 millones de europeos en Reino Unido y 1,2 millones de británicos en el resto del bloque) puedan continuar estudiando, trabajando, recibiendo ayudas y reagrupando a sus familias.

Factura

El precio del Brexit: entre 35.000 y 39.000 millones de libras (entre 40.000 y 45.000 millones de euros), según el gobierno británico, según al método de cálculo del acuerdo de divorcio.

Por los términos del acuerdo, Reino Unido debía cumplir todas las obligaciones financieras que asumió como miembro de pleno derecho de la UE desde 1973, incluso si estas se extienden más allá del final del período de transición.

Fuente Agencia AFP
Compartir en Google Plus

Editores Multimedia Mx

0 comentarios: