El juramento de Trump


-Colocará su mano derecha sobre la Biblia
-Incertidumbre alrededor del mundo
-Un simple “twit” tambalea el peso azteca

    ANTE una incertidumbre extrema en todo el globo terráqueo, hoy colocará su mano derecha sobre la Biblia  y hará el tradicional juramento DONALD TRUMP convirtiéndose así en el nuevo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.
    Quedará para la historia una de las elecciones más extrañas en el vecino país del norte, asociadas con encuestas fallidas y un comportamiento nada usual de los votantes estadounidenses.
    Con todo y que HILLARY CLINTON superó en sufragios ciudadanos al sucesor de BARACK OBAMA, los votos electorales decidieron quién será el nuevo inquilino de la Casa Blanca.
    Sin embargo, a pesar de que TRUMP logró convencer a 60 millones de ciudadanos estadounidenses, justo el día de su juramento como presidente de la Unión Americana, la aceptación ciudadana registra sensible baja.
    La firmeza de su discurso de campaña y su mensaje nacionalista en el sentido de proteger la economía, empleo y programas sociales mediante la renegociación del Tratado Libre Comercio, muro fronterizo y deportaciones de indocumentados son temas que comienzan a ser cuestionados.
    De entrada y antes de asumir la presidencia de los Estados Unidos, DONALD TRUMP ha presionado a las empresas automotrices yanquis Ford y General Motors para que inviertan en su país y no en México. Además, ha amenazado a la armadora alemana de autos BMW que opera en México para que instale sus plantas en territorio gringo, so pena de incrementar el arancel en sus importaciones.
    Es entendible la preocupación de los países del orbe, México incluido, por supuesto, en donde basta un simple tuit del anglosajón mandatario yanqui para poner a temblar al peso azteca.
    Respecto al muro fronterizo a lo largo de los poco más de tres mil kilómetros de frontera entre México y los Estados Unidos, TRUMP ha sido reiterativo al subrayar que la construcción divisional será pagada por los mexicanos. Aumento de tasas impositivas o gravamen a las remesas que envían connacionales desde el vecino país del norte, o bien encarecer visas y otros documentos migratorios serían hipotéticas formas de pago.
    La renegociación del Tratado de Libre Comercio es un tema que, reconózcase o no, mantiene preocupado al gobierno del presidente ENRIQUE PEÑA NIETO.
    Todo parece indicar que a DONALD TRUMP no le quita el sueño el hecho de tanto México como China sean sus principales socios comerciales. La incertidumbre crece como consecuencia de las acciones ya tomadas en el ámbito comercial, lo que podría marcar esa directriz de la administración TRUMP.
   No obstante, el magnate enfrentará resistencia por parte de gobernadores que no están de acuerdo con la política que pretende ejercer el nuevo presidente estadounidense.
     Texas, por ejemplo, difiere de la línea dura de DONALD TRUMP en materia comercial, toda vez que es histórica la relación comercial con las entidades federativas mexicanas.
    La ciudad de Chicago se prepara para proteger a millones de indocumentados una vez que se endurezca la política migratoria anunciada a lo largo de su campaña.
     Como es evidente, el arribo de DONALD TRUMP a la Casa Blanca no tan solo mantiene en vilo al peso mexicano, sino que, además, miles de connacionales viven con temor e incertidumbre.
    Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx
Compartir en Google Plus

Editores Periodismo Mx

0 comentarios: