Minatitlán: ¿cómo ocurrieron los hechos?

21 ABRIL,2019


Veracruz. – Un grupo de tres hombres irrumpió un convivió en la papala “Los Potros”, donde festejaban el cumpleaños 52 de una mujer, y comenzaron a dispararle a los asistentes, entre ellos a un bebé de un año.
La vida es un carnaval de Celia Cruz sonaba mientras las detonaciones comenzaron, los asistentes buscaban refugio para evitar que las balas, provenientes de armas largas, les arrancaran la vida.
Horas antes, Herbert Reyes, una de las víctimas del ataque compartió un video en vivo por sus redes sociales en el que él aparece, mientras que a sus espaldas se encuentra un cantante que interpreta canciones tropicales como Perfume de Gardenias y Luces de Nueva York. En una publicación previa detalló que la fiesta era en honor a su cuñada y compartió fotos de tres mujeres vestidas con trajes típicos, así como la comida que repartieron aquel día.
Los disparos comenzaron a las 21:00 horas, una hora antes de que acabara el festejo. La mayoría de las personas que se encontraban en la fiesta eran mujeres, entre ellas personas de la tercera edad.
“Era el cumpleaños de mi hermana, cumplía 52, yo venía del baño cuando comenzó la tronadera, no vi cuántos eran porque ya no salí. Perdí a mi hijo, mi único hijo, ya se imaginará el dolor que tengo de ver a mi único hijo muerto. Dios es tan grande que aquí estoy parada, con mi dolor, porque no se puede decir otra cosa, tenía 32 años”, dijo una mujer que logró salir viva del lugar.
Una de las víctimas fue Santiago, el bebé de un año al que le siguieron disparando cuando se encontraba en el suelo. La madre del bebé se encuentra hospitalizada, hasta el momento es la única integrante de esa familia que sobrevivió del ataque.
“Seguía más, yo dije, fue un balazo, pero fue una rociadera porque estaban muertos y ahí mismo le seguían dando. Al bebé le siguieron disparando, le dieron en el corazoncito, cómo no se van a dar cuenta si lo traía la mamá cargando. A la mamá también le dieron. Yo creo que el papá lo quiso cubrir, pero le dieron en la cara”, recordó.
Pese a que mataron a más de una decena de personas, el grupo armado torturó psicológicamente a quienes sobrevivieron, pues los obligaron a observar cómo los acribillaban.
“A los que estaban agachados les decían que voltearan a ver a los muertos, les volvían a dar. Que los miraran, volteabas a verlos y te decían voltéate. Creo que buscaban a alguien, te apuntaban a la cabeza o la espalda con armas largas.
El salón de fiestas, que consta de un patio con techo de palma bajo el cual se instalaron sillas y mesas, estaba acordonado este sábado. Aún estaba adornado con el multicolor papel picado de la fiesta, y en el suelo estaban esparcidos restos de comida, sillas tiradas y aparentes manchas de sangre.
Este sábado, los familiares de las víctimas hacían los preparativos para los funerales, mientras convoyes de soldados patrullaban las calles de Minatitlán. Para el próximo martes, los habitantes del municipio preparan una “marcha por la paz”.
Con información de Milenio.
Compartir en Google Plus

Editores Periódico Frontera de Tamaulipas

0 comentarios: