Trasladan a migrantes ahogados en Río Bravo a El Salvador

28 JUNIO,2019


Los cuerpos de Óscar Alberto Martínez y de Valeria, su hija de 23 meses, migrantes salvadoreños que murieron ahogados el pasado domingo en el Río Bravo, serán repatriados desde Monterrey vía aérea a su país de origen.
La carroza de color café, con placas de Nuevo León, partió de una funeraria ubicada en el municipio de Matamoros, Tamaulipas, y en su trayecto fue escoltada por una patrulla de la Policía Federal. De acuerdo con versiones de medios de comunicación locales, el atáud de Óscar Alberto es de color blanco, al igual que el de su pequeña hija Valeria. Tania Vanessa Valos, esposa y madre de los occisos, viaja junto con los cuerpos de su esposo e hija.
A los 23 años de edad, Alberto Martínez se convirtió en padre de Valeria, junto con su esposa, Tania Vanessa, de entonces 19. El domingo pasado ella vio cómo su marido y su hija morían al ser arrastrados por el río, a la altura del monumento de la Cruz del Migrante, en Matamoros.
Fue hasta el lunes por la mañana, después de una búsqueda de la Policía estatal y bomberos, cuando los cuerpos fueron hallados en la ribera flotando boca abajo, juntos, a apenas 500 metros de donde quisieron cruzar, en su intento de llegar a Estados Unidos. En el cementerio La Bermeja, en San Salvador, ya alistan el lugar donde les darán el último adiós a Óscar y Valeria, en las próximas horas.
En redes sociales de medios de comunicación de ese país, como La Prensa Gráfica, se observan los preparativos en el cementerio de la capital salvadoreña para inhumar los cadáveres.
Por querer cruzar a Estados Unidos, un padre y su hija murieron ahogados en el río Bravo; la mamá vio cómo la corriente de agua se los llevó. El papá y su hija, de menos de dos años de edad, fallecieron al intentar cruzar el río Bravo, cerca de Matamoros, Tamaulipas, informó la esposa y madre de los fallecidos, a las autoridades. La tragedia ocurrió la tarde del domingo en la ciudad de Matamoros, aproximadamente a un kilómetro del puente nuevo internacional.
Tania Vanessa Ávalos, esposa y madre de los fallecidos, que logró ser rescatada, dijo a las autoridades que el agua se llevó primero a la niña y fue su padre quien quiso salvarla, pero ambos fueron arrastrados por la corriente del río y desaparecieron. El matrimonio de migrantes era originario de El Salvador y estaba conformado por Tania Vanessa Ávalos; por Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años; y por la menor Valeria, de un año y 11 meses.
La familia había llegado a Tamaulipas para pedir asilo político en Estados Unidos. Sin embargo, ante la desesperación por la lentitud en los tramites, decidieron junto con otros migrantes cruzar el río Bravo, relató la mujer. El hallazgo tuvo lugar en las orillas del río, entre unas ramas y a unos kilómetros del puente internacional de Matamoros, con el que se una a Brownsville, Texas.
Por las imágenes que trascendieron, se presume que el papá logró alcanzar a la niña, luego de que la corriente se la arrebató, y la metió debajo de su camiseta. Sin embargo, ambos murieron ahogados. Personal de la Unidad General de Investigación inició una investigación y ordenó que los restos fueran trasladados al Servicio Médico Forense (Semefo), para la autopsia. Lamentó la tragedia y pidió a los migrantes que no se metan a las aguas del Río Bravo, ya que las compuertas están abiertas y la corriente es muy fuerte. “El río no ayuda; cobra vidas”, advirtió.
Las autoridades todavía no dan a conocer cuándo, cómo y por qué vía van a ser trasladados los restos del padre y la niña. Miles de migrantes de Honduras, El Salvador, Guatemala, Cuba, Haití, así como varios países africanos y asiáticos, han ingresado desde octubre a México en varias caravanas, a través la frontera sur.
Con información de Noticieros Televisa.
Compartir en Google Plus

Editores Periódico Frontera de Tamaulipas

0 comentarios: