Discriminan a diputada oaxaqueña por su apariencia


Con sus 1.48 metros de estatura y orgullosa de ser indígena, la diputada Irma Juan Carlos se presume como chinanteca, grupo étnico de Oaxaca,  y reconoce que ha sufrido discriminación, incluso, en la propia Cámara de Diputados.


Relató que fue ahí donde un legislador o legisladora de “doble moral”, le gritó “Cleo”, personaje de una trabajadora doméstica indígena de la película Roma.

La presidenta de la Comisión de Pueblos Indígenas reconoce que a estas alturas que le digan india le da risa:

Antes, ese tipo de comentarios lograban impactar negativamente, me bajaban el ánimo, pero ahora no me afectan”.

A sus 41 años de edad, la legisladora de Morena reconoce que de niña no soñaba con tener una profesión en específico, sólo lograr estudiar. “En mi comunidad sólo había escuela hasta segundo año de primaria”.

A los nueve años de edad, abandonó su hogar para poder continuar sus estudios. Con becas se ayudó para concluir la preparatoria, la licenciatura y su maestría . Es bióloga, tiene la maestría en Ciencias por el Centro Agronómico Tropical de Investigación de Enseñanza Costa Rica.

Con gusto a la lectura científica y las noticias para estar informada, pinta su raya de ser considerada como política y argumenta:

No quiero ser política porque están catalogados como mentirosos, ladrones, insensibles...”

No ambiciona seguir en estos espacios públicos, pero aclara que “si el pueblo me lo pide tal vez, pero yo lo veo muy difícil porque no pienso vivir en una pelea de esas que se viven en los partidos para continuar en los cargos".

Mi participación en la política no se debe porque yo haya aspirado algún día ser electa a algún cargo popular, porque tradicionalmente veíamos a los mismos de siempre, a los que tienen dinero, a los hijos de grandes políticos que son renombrados en la zona, entonces jamás en mi mente pasó ser diputada federal".

Por Agencias Notimex 
Compartir en Google Plus

Editores Multimedia MX Editorial y Network

0 comentarios: