¡…Y ganó AMLO!





                                                               -No esperaron resultados del PREP

  

                      

-Resultado electoral coincidió con encuestas
-Devastador “efecto López Obrador”

NO fue necesario esperar los números del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) para que JOSE ANTONIO MEADE KURIBREÑA y RICARDO ANAYA CORTÉS reconocieran el triunfo de su rival político, ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR. El conteo rápido fue suficiente para que ambos aceptaran su derrota electoral.

MEADE y ANAYA siempre mantuvieron su posición en las encuestas que los ubicaban en tercero y segundo lugar en la intención del voto, respectivamente. El primero tomó la iniciativa y momentos después de las 20 horas reconoció públicamente que la confianza ciudadana no le favorecía. Inmediatamente después, el segundo hizo lo mismo al aceptar que el sufragio ciudadano no fue suficiente para aterrizar su proyecto.

En consecuencia, tomando en cuenta los resultados de las distintas empresas encuestadoras que se mantuvieron a lo largo de todo el proceso eleccionario, no resulta extraordinario que en su tercera intentona ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR haya logrado su propósito de ser el presidente de los mexicanos.

Es así como finaliza la cuarta elección presidencial en la actual centuria. En 2000 se registró la primera alternancia política en el país con el panista VICENTE FOX QUESADA como titular del Ejecutivo Federal. En 2006 el Partido Acción Nacional continuó en el Palacio Nacional y en Los Pinos con FELIPE CALDERON HINOJOSA.

Un par de sexenios fueron suficientes para que los electores aztecas perdieran la confianza a esa corriente ideológica y apoyaran con su voto el regreso del Revolucionario Institucional con ENRIQUE PEÑA NIETO, en 2012. El gobierno peñista no satisfizo la voluntad de los mexicanos, quienes obligaron a una nueva alternancia en 2018.

Así como en su momento ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEON dio paso a la primera alternancia política en México, sin siquiera esperar el resultado oficial del entonces IFE, ahora le toca a PEÑA NIETO entregar la estafeta a una corriente política distinta. Mientras el primero abrió la puerta del poder a la derecha, el segundo, en cambio, cede el trono a la izquierda.

Es así como concluye el proceso electoral más importante y más participativo en la historia política de la República Mexicana, justo en el inicio del siglo XXI. Tanto en la presidencial como en las concurrentes se disputaron 18 mil 299 cargos públicos y la voluntad ciudadana se recibió en 156 mil 794 casillas electorales. De acuerdo a información oficial del Instituto Electoral Nacional (INE), solo cuatro casillas no entraron en funcionamiento por distintas causas.

Salvo cambios de último momento, la coalición “Juntos Haremos Historia” ganaría las gubernaturas de Tabasco, Chiapas, ciudad México y Morelos. Quedaría como segunda fuerza política en Guanajuato, y Movimiento Ciudadano retendría el poder en el estado de Jalisco.

La competencia política en Veracruz y Puebla entre MORENA y PAN se habría de decidir en las próximas horas, aunque ambos contendientes se decían

 triunfadores de la contienda. El estado de Yucatán podría quedar en manos del actual grupo en el poder.

A reserva de abundar en el tema, en Tamaulipas también se registran resultados que no estaban contemplados en distintas expectativas. Es más que evidente que el “efecto López Obrador” arrastró a muchas candidaturas. Algo así como sucedió en 2000 con VICENTE FOX QUESADA.

Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx


Compartir en Google Plus

Editores periodico frontera

0 comentarios: