A 50 AÑOS DE AUTONOMIA DE LA UNIVERSIDAD

19/FEBRERO/2017
Por:Humberto Gutiérrez

El tema de hoy lo abordo con nostalgia, de los recuerdos de los tiempos  de estudiante de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, salta en mi mente y escudriñan en las neuronas de aquellos tiempos vividos durante 1969-1974.

 Años después volví a la universidad como maestro forjador de nuevos horizontes y nuevos sueños. De la manera que  viví mi sueño de ser profesionista, lo inculqué a los más de 500 estudiantes que ayude en su preparación académica de los 43 municipios de Tamaulipas.

 La fecha del 3 de marzo tiene para mí un significado especial y es motivo de gran satisfacción, gracias a la escuela pública, tuve la oportunidad de estudiar al lado de grandes maestros de la talla de ELIECER Varela, FRANCISCO Rábago, JAVIER de los SANTOS, ANDRES Valle,  GUILLERMO Hernández, LUIS Navarro, el mísmismo Rector ENRIQUE ETIENNE, LUIS Terán, JUAN FIDEL Zorrilla, al maestro TORRES Echartea, ABELARDO Perales, SAÚL Palacios, MANUEL Padrón, MIGUEL Salmán, EDUARDO Mendoza, SALDIVAR Torcida, PEPE Manrique, ROSA VELIA Vázquez y GUSTAVO Guzmán Valladolid.  
 
Maestros que dejaron una huella en mi vida, su recuerdo es siempre con cariño y gratitud porque ellos influyeron cuando llegó la oportunidad de cruzar la selva de la vida.

Fue en 1967 cuando se dio la autonomía de mi universidad, el 3 de marzo fue la fecha en que se anunció la promulgación de los decretos que confirieron autonomía a la Universidad de Tamaulipas.

JUAN FIDEL ZORRILLA, celebre abogado, escribió un texto “ reseña histórica 1953 – 1993”.
Allí dice, “ que ….un fuerte movimiento estudiantil en 1967 culminó con la promulgación de los decretos 145 y 146 de marzo de ese año”.

Desde esa fecha la Universidad construye su propio destino, cuyo propósito desde su inicio es forjar el futuro de las generaciones.
Y lo está logrando.

Han pasado 50 años, los festejos es todo el año sobre todo los que nos ponemos la camiseta de la Universidad, los que nos ponemos la camiseta de Tamaulipas.
Soy fruto del árbol de la Universidad de Tamaulipas, aprendí a construir mis caminos de la mano de estos maestros que me siento afortunado de tenerlos, y actualmente son amigos.

Entendí lo que me enseñaron afuera del aula,  que el camino del mañana era difícil, aprendí que debía plantar mi propio jardín, a construir mi futuro y a decorar mi propia alma antes que esperar a que toquen a mi puerta.

Salí a la calle, me tropecé y aguanté, la calle es el lugar donde está el futuro, hay que saber aguantar, es lo que realmente vale, aprendí y aprendí con cada día que pasaba por mi vida.

Recordar es vivir, llegué a la universidad a los 18 años de edad y  dos años de su autonomía, y ahora 50 años después es la celebración más importante, una institución que ha logrado madurar y ser aceptada por la sociedad con sus más de 40 mil alumnos.

Hoy me consta, la Universidad Autónoma de Tamaulipas esta en todo Tamaulipas, a través de Facultades, Campus, preparatorias, Educación a Distancia, lo mismo los habitantes de San Nicolás como los de Reynosa tienen acceso a la universidad pública.

Soy más de comentar del presente y hacer mi mapa mental del futuro.
Porque del presente lo veo y soy participe me permite imaginarme el futuro.
Hoy, nuestra universidad conserva una vinculación con la sociedad tamaulipeca, tiene investigadores de gran valía en los sectores de la producción, estudiosos del medioambiente, gestores de los emprendedores, investigación de mercados, inventores.

Se vincula con los sectores menos favorecidos de la sociedad, “ universitarios con corazón de niño”, que tiene como propósito colectar juguetes para llevarlo a los niños menos favorecidos, “ abrigando tus sueños” con la esperanza de mitigar el frio en la época de invierno, son solamente dos valores inculcados dentro y fuera del aula de la universidad, lo mismo que participan los alumnos en cruzadas para la donación de sangre y órganos.

Ahora nuestra universidad tiene valores constantes gira en el entorno de la enseñanza del conocimiento con valores.
Nuestro Rector, ENRIQUE ETIENNE, es un sobreviviente en el tránsito por la selva de la política universitaria por al menos 50 años.

ENRIQUE  es un universitario de corazón, vio nacer la autonomía universitaria,  cruzó peldaño a peldaño la escalera del escalafón, alcanzó el cargo que está reservado para los universitarios que se dedican a la universidad. 
  
Y hoy a 50 años de distancia nuestra universidad goza de paz social y pública, el proceso de maduración, se ha consolidado con la internacionalización de estudiantes.

A nivel nacional está entre las primera quince universidades. ¡¡ es un mérito ¡¡
Recuerdo a ENRIQUE ETIENNE como mi maestro y director de mi escuela; como Rector la historia se lo describirá como el gran artífice que  con serenidad y paciencia, ha sabido a romper con el pasado brumoso, encauzarla con dirección a la generación del conocimiento abrevada con valores, con programas certificados y que se aceptada como una educación de calidad en los estadios internacionales.

La Universidad sigue su curso a través de la historia, de los años, de los ciclos. Nada es para siempre, todo es relativo.
Nada más que reconozcamos que está haciendo lo mejor para la Universidad Autónoma de Tamaulipas.
Sin falso orgullo por tener el origen de orgullosamente UAT.
Compartir en Google Plus

Editores periodico frontera

0 comentarios: