TRIBUNA POLITICA.

POR:.JOSE LUIS CORONADO ALVARADO

EL INEE…¿DÓNDE LA CLARIDAD Y LA OBJETIVIDAD?


En medio del escepticismo, el Institución Nacional para la Evaluación de la Educación en México (INEE) ha dado a conocer la evaluación del Desempeño Docente, que determina el grado de idoneidad del profesor frente a grupo y con ello, dar cumplimiento al tercero constitucional reformado.
Recordamos que el INEE es la institución, que por ley es responsable de evaluar a los docentes de educación básica y media superior, para garantizar la calidad de la educación, pero al parecer esta responsabilidad para transformar el sistema educativo mexicano, le ha quedado muy grande al INEE, pues con todo sus consejeros, académicos reconocidos por la comunidad educativa, no dimensionaron desde su más perfeccionadas teorías evaluativas; que evaluar al magisterio es una tarea compleja que requiere de un millonario presupuesto, el cual no existe, ni existirá; por la sencilla razón que la Reforma educativa no pretende ir a la mejora de la educación de nuestro decadente país.
Así con el método de la ocurrencia express el  INEE adecuo la evaluación, partiendo de sus rebuscados criterios y parámetros para evaluar el desempeño docente, a partir de solo  un informe realizado por el directivo escolar al cual no asignan ningún valor, evidencias de productos de alumnos obtenidos después de ejecutar un plan de clases (en su mayoría simuladas), un examen estandarizado compuesto por 154 reactivos diseñados por CENEVAL y una planeación argumentada, por aquello de andar inventando conceptos de moda para el rasgo distintivo del gobernante en turno.
Todos estos instrumentos, en un proceso de evaluación serio, podrían ser complementos que aportaran información sobre el nivel de desempeño de un profesor de educación básica y media superior, sin embargo, el INEE estableció algo no justificable,  pretendiendo que dichos instrumentos serían suficientes para determinar el nivel de desempeño de un profesor.
 Lo anterior ,un error de fondo contra la evaluación del magisterio, ya que la verdadera evaluación docente, se da a través de la observación de clase, forma en la que se involucran: el docente, alumnos, estrategias de intervención, evaluación y el contexto en el que se desenvuelve (escuela y comunidad); teniendo así una verdadera evaluación contextualizada y no actos simulados de evaluación, lo que no contribuye a la mejora del docente y al logro de aprendizajes de los alumnos.
Luego entonces lo que tenemos es la tarea perversa de diseñar y calificar los instrumentos de evaluación (evidencias, examen estandarizado y la planeación argumentada) con lo que se rompe la evaluación contextualizada encargándole al Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENEVAL). Institución especialista en evaluación a través de exámenes estandarizados, previo cobro millonario a la SEP, la evaluación parcial y simulada de los educadores del país.
Además por si fuera `poco,  a pesar de existir alrededor de 3,500 evaluadores certificados por la SEP aunque ello haya sido al vapor, el CENEVAL no confía en esa formación ellos; solo confía en sus mecanismos  para llevar a cabo la tarea titánica de revisar y calificar los casi 500 mil productos de evidencias docentes y a pesar de ello el INEE le manda  al CENEVAL  a dichos evaluadores para avalar esa evaluación docente supuestamente apegada a la LGSPD con lo que prosigue la simulación institucionalizada.
Sin embargo el INEE sigue atrapado entre sus decisiones académico evaluadoras y el papel político apabullante y perverso de la SEP que fue la que hoy, igual que siempre, con el discurso amenazante  trata de mostrar a la sociedad mexicana que igual que lo manifiesta la LGSPD han de correr a poco mas de 1300 docentes que no presentaron y que se han ganado el cese sin responsabilidad para la autoridad, desde luego autoritaria e irresponsable , dado que todavía falta saber quienes y de que entidades son los docentes cesados, datos que nunca ha querido dar la autoridad educativa y  todavía falta saber si  los presuntos afectados habrán o no de defenderse jurídicamente dado que no hay que olvidar que se reformaron .en la reforma presuntamente educativa, los artículos 3º. Y 73 no así el 123 Constitucional, Apartado B y sus leyes reglamentarias que son las  que siguen  rigiendo los derechos laborales de los trabajadores al servicio del Estado.
En fin , siguen los dimes y diretes entre los principales actores del sistema educativo nacional sin que a la fecha existan evidencias de que con esta reforma se haya avanzado en la tan cacareada calidad educativa, además de que los tiempos prorrogados y por lo mismo tardíos de la SEP tanto para aplicar las evaluaciones como para entregar los resultados y hacer efectivo el incremento anunciado del 35% del salario del casi 10 por ciento de maestros destacados, denota una sola razón, las evaluaciones están dados en función del presupuesto que tienen y escamotean yn por lo mismo se puede prever que si realmente los porcentajes de evaluado destacados ascendieran el gobierno de Peña no tendría dinero suficiente para pagarles puntualmente a los educadores con lo cual se denota el fin perverso y simulador de la evaluación educativa…¡Simple visión economicista de la educación!¡Ni pensar siquiera que en realidad les importe la calidad educativa! ¡Pues simplemente lo ven como un gasto y no como una inversión estratégica de futuro!¿Perversión o irresponsabilidad social o ambas?….¡Ojala y dejaran al INEE ejercer con claridad de rumbo la evaluación contextualizada! ¿Le dejaran conducirse con la objetividad que el momento reclama?¡Al tiempo las respuestas!
Compartir en Google Plus

Editores periodico frontera

0 comentarios: