Advierten autoridades sobre nuevas modalidades de extorsión


La Policía Federal advirtió a la población a mantenerse alerta para no caer en las manos de extorsionadores, quienes exploran nuevas vías para llegar a sus víctimas debido a los esfuerzos de las autoridades para prevenir, combatir y erradicar dicho delito.

Una de las nuevas formas de extorsión es la telefónica, con modalidad de secuestro virtual. 

En este caso, el extorsionador realiza llamadas telefónicas a nuevos números de teléfono fijo de forma aleatoria, esperando que alguna de ellas sea atendida por un menor de edad, una persona de edad avanzada o que suene vulnerable, tras lo cual se identifica como integrante de una organización delictiva de tipo violento.

En estos casos, piden a la víctima un número telefónico celular para llamarle y le ordenan no interrumpir la comunicación, o incluso tirar dicho teléfono, tomar objetos de valor y dinero de forma rápida y salir de casa. Con lo que se recrea un escenario de violencia o saqueo en el hogar.

Ya en la calle ordenan a la víctima acudir a una tienda de conveniencia o autoservicio para comprar un celular nuevo y proporcionar el número al delincuente, apagar el celular personal, trasladarse a un hotel y solicitar una habitación.

Una vez hecho esto, el extorsionador se comunica al domicilio de la persona supuestamente plagiada y menciona, a quien atienda la llamada, que se trata de un secuestro. 

El extorsionador exigirá a la familia una elevada cantidad de dinero, sin embargo, algo característico en este tipo de casos, es que el extorsionador reduce su exigencia económica en muy corto tiempo.

El extorsionador llegará a un acuerdo económico con la familia y solicitará el pago de un rescate a través de un depósito bancario o envío exprés. La Policía Federal destaca que en ningún momento el delincuente tuvo contacto físico con la víctima, no la tenía vigilada y tampoco tuvo la posibilidad de causar un daño real.

Otra nueva modalidad es el acceso a perfiles en redes sociales y mensajería celular

En este caso, los delincuentes aprovechan las nuevas tecnologías para ingresar a plataformas de mensajería celular, de donde toman datos y fotografías de los perfiles de usuario de sus posibles víctimas.

En dichas fotos de perfil es común ver la imagen del usuario del teléfono, sus familiares y los lugares que frecuenta. Esta información, junto con la que se obtiene a través de las redes sociales, son elementos que el extorsionador utiliza para intimidar a su posible víctima.

Los delincuentes entran en contacto con las víctimas haciéndose pasar por “hackers” y asegurando que obtuvieron información personal desde su propia computadora, tableta electrónica o celular. 

En otros casos, el extorsionador envía imágenes e información de la supuesta víctima a sus familiares, a quienes les pide realizar un pago a cambio de su liberación, sin siquiera haber contactado a la supuesta víctima.

Por Uno TV
Compartir en Google Plus

Editores Multimedia Mx

0 comentarios: