Día del Niño!…”Niñez Robada” manchada por la pobreza

Reportaje


POR:YADIRA HERRERA

Victoria Tamaulipas.- La necesidad económica en el contexto familiar es lo que obliga a los niños a trabajar, seis de cada 10 menores tienen que salir de sus casas para buscar el sustento, y ser parte de la lista enorme de infantes que se convierten en “Pequeños jefes de familia”.

A Pablito, que a sus 8 añitos de edad nadie le tiene que contar lo que se siente andar con la “pancita pegada al espinazo” y olvidar el hambre, que de manera permanente la padece día a día y se apodera de su estómago, tampoco del peligro que encierran las calles de esta capital victorense, y mucho menos exponer hasta su vida misma por el simple hecho de “trabajar en la calle”.

Pablito es uno de los tantos y tantos niños que forman parte de una vida de ser los “ROSTROS MANCHADOS” por las huellas de la pobreza y marginación, y en sus caritas de estos niños y niñas llevan manchas blancas en su piel como si fueran tatuajes. Y de este modo es como si quisieran gritarles al mundo entero que son parte de una sociedad totalmente olvidada y que además son niños “que dicen” los que saben, son el futuro de nuestro México.

Un México que se esta desangrando poco a poco y que estos niños son el ejemplo mas claro de que nuestro país tiene cautivos a sus niños en las calles.

Desde hace poco más de dos meses llego a esta ciudad capital, traído de la frontera de Reynosa, es parte de la desintegración familiar que padecen miles de familia, púes sus padres ya no quisieron saber nada de el y lo mandaron con una tía. Trabaja en la calle, vive en la calle y come en la calle, Pablito no sabe lo que es ir a la escuela, no sabe lo que es tener un hogar, porque su única familia son sus amigos del asfalto.

Pablito es un niño que a su corta edad pareciera tener más años, y como no estarlo. Si en un botella de vidrio lleva metido el solvente de color plateado, que lo inhala todos los días para olvidarse de su realidad e incluso poder tragar poco a poco la muerte que lo consume por dentro, ya que drogado es la única forma de evadir su pequeño mundo.

Sus padres ya no quisieron saber nada de el. Como si el hubiera tenido la opción de elegir a sus “disque” padres, que lo arrojaron a este mundo a padecer a su corta edad las peores cosas, cuando un niño a esa edad, lo único que tiene que hacer es ver su mundo “Mágico”.

A pesar que tiene muy poco de haber llegado a esta ciudad, ya se acostumbro a vivir en la calle, donde caiga la noche, donde sea es bueno, al fin que con unos cuantos cartones y cobijas viejas se duerme y se expone mientras la noche pasa para que Pablito tenga “lindos sueños”.

Sueños que van más allá de ser eso, y el solvente hace un efecto más rápido para alucinar y perder su mirada, como si pareciera que Dios lo estuviera siempre mirando. Pues sus ojos perdidos en el cielo, ese mismo cielo que pertenecen a todas las personas y que existen, y gobiernos que van y vienen de todos los colores y que les falta mucho por hacer para que no existan personas como Pablito.

Cualquier pedazo de calle es bueno para descansar, y a ponerse a trabajar, limpiando vidrios de los carros y de ese modo ganarse unas cuantas monedas para comprar aunque sea unas galletas y un refresco para mitigar la necesidad del hambre.

Con la desnutrición y los estragos del solvente en el semblante, Pablito se retira a reunirse con otros menores que como él, tienen la calle como hogar…Por tal motivo entre agresiones físicas y psicológicas, millones de niños, nada tienen que celebrar este 30 de abril, cuando en miles de hogares y escuelas, “festejen a los reyes del hogar”.Pablito forma parte de una dolorosa realidad que duele y lastima. Entonces a las autoridades correspondientes porque se les olvido?… que la palabra NIÑO significa Amarlos, Respetarlos y Educarlos.

Este problema es multifactorial, pues la desintegración familiar es entre las causales por lo que los menores de edad optan por la calle como un lugar para sobrevivir, con todo y los riesgos que esto implica.

Familias enteras desintegradas, con prácticas de violencia, problemas de desempleo, de alcoholismo, de drogadicción, de ahí la importancia de que las autoridades correspondientes les oferten programas de capacitación e incluso becas de empleo, a fin de mitigar un poco su pobreza y de esta forma los menores como Pablito que tengan una vida digna que los arraigué en el hogar.

Historias de vida que no ameritan festejos y se presentan en marco del “día del niño”… Lupita tiene que salir a vender chicles como en cualquier fecha, porque si no, probablemente no comería hoy. Paquito a lavar coches, Fernandito con su cajón de bolear tiene que encontrar clientela dispuesta a limpiarse los zapatos por unos cuantos pesos. Teresita acompaña a su madre a pedir limosna, y lo tiene que hacer bien, porque si no, su Madre la tiene bien vigilada y después le pegará si no sabe hacerlo. Entre mas conmovedor sea el cuadro de la madre y la hija pidiendo limosna, mucho mejor es el resultado.

Todos estos niños son parte de una estadística que ha sobrevivido a la lista negra de menores muertos por andar en la calle. Pues en la entidad. Mil 527 menores de 15 años fallecieron, lo que en términos porcentuales representa el 7.5 por ciento de las defunciones generales.

Por sexo, fallecen más niño que niñas, en los menores de un año por cada cien defunciones femeninas, fallecen 134.9 niños; este índice de sobre mortalidad llega a ser de 115.2 en los niños de 1 a 4 años, de 105.6 en niños de 5 a 9 y de 166.2 para los de 10 a 14 años.

Niñas que entre 10 y 12 años refleja la inocencia robada, dicen nunca haber tenido entre sus manos una muñeca nueva.
El resentimiento de estas niñas va creciendo aun más cuando es observada por sus madres, quienes las obligan a pedir limosna, y si no reúne una cantidad considerable son castigadas.

En muchas ocasiones esta niña al igual que otra docena de ellos, es observada por quienes los explotan, en su caso su madre no permite que turistas le obsequien artículos comestibles, ya que si esto sucede inmediatamente se los arrebata.
Desprotegidos de la ley; esta inocencia se va perdiendo poco a poco, mientras el odio y el resentimiento va acrecentándose, lo que contribuye a que cada vez más la sociedad se vaya pudriendo.

Así que como hoy en todo el país se festeja el Día del Niño, pero muchos no podrán hacerlo porque nacieron en un mundo totalmente diferente y peligroso al de cualquier niño normal.
Compartir en Google Plus

Editores periodico frontera

0 comentarios: