Gasolineros y Mustangs

22/febrero/2017

Por Mario A. Díaz




-Paros gasolineros colapsan la actividad cotidiana

-Empresarios anuncian la medida de presión “al cuarto para las doce”

-Alcalde de Río Bravo autorizó piruetas de Mustangs sin ninguna protección


EL SEGUNDO paro de labores de empresarios gasolineros en los municipios fronterizos tamaulipecos y el accidente múltiple en un evento automovilístico en la ciudad de Río Bravo son temas que aún requieren de la reflexión.
Veamos.

La presión de los concesionarios de Petróleos Mexicanos para que homologue el precio de la gasolina en la zona fronteriza
entre México y los Estados Unidos y para que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público no los obligue a absorber el impuesto, con la promesa de posterior devolución, mantiene en pie de lucha a quienes se dedican a esa actividad empresarial.

Sin embargo, lo lamentable es que se tomen decisiones sin anuncio previo, lo que provoca caos entre los automovilistas y colapsa la actividad cotidiana.

Cabe señalar que los abusos que durante años han cometido los gasolineros al vender litros incompletos o bien mezclar el combustible con otras sustancias, para elevar el volumen y obtener mayores ganancias, son reclamos que hoy externan los automovilistas que han resultado agraviados, y que, por supuesto, no aprueban esa medida de presión.

El único argumento válido de los empresarios inconformes es que no es congruente en ninguna actividad comercial,
pequeña, mediana o grande, comprar un producto caro para venderlo barato y esperar la utilidad en un posterior reembolso de la autoridad hacendaria.

Sin embargo, como suele suceder, los corporativos con gran potencial económico sí están en condiciones de vender la gasolina en esas condiciones, sabedores de que la moratoria en la utilidad fronteriza se compensa con las ganancias de sus filiales en el interior de la república.

En el mismo contexto, tienen razón quienes opinan que representa una verdadera burla para los mexicanos la diminución en dos centavos el precio de la gasolina Magna. Sobre todo cuando comparan que en las gasolinerías de Brownsville, Texas la gasolina, comparativamente, se vende diez centavos menos, lo que, de acuerdo a la paridad peso-dólar significan veinte centavos aztecas.

Luego entonces, con base en el precio internacional, el ajuste en el del combustible que se vende en México resulta irrisorio comparado a la oferta allende el Bravo.

Del mismo modo, no dejan de tener razón opiniones que sugieren que los empresarios gasolineros deben ajustarse a las nuevas condiciones económicas y de competitividad para hacer frente a ese axioma de los negocios que establece que “el pez más grande se come al más chico”.

Respecto al atropellamiento múltiple que se registró frente al edificio de la presidencia municipal en la ciudad fronteriza de Río Bravo, no podría ser más desafortunado para el alcalde JUAN DIEGO GUAJARDO ANZALDUA.

El jefe de la Comuna, autorizó la presentación de autos modificados, a donde se dieron cita cientos de ciudadanos para presenciar la exhibición.

El accidente provino cuando uno de los dos conductores de autos tipo Mustang perdió el control de su unidad motriz al ejecutar piruetas de las conocidas como “donas”, exigiendo potencia a sus motores para lograr la “quema de llanta”.

El vehículo deportivo embistió a los asistentes que presenciaban el espectáculo, que se montó sin ningún tipo de barrera protectora.

Aunque la versión oficial indica que el permiso municipal solo autorizaba la exhibición estática, lo cierto es que ese tipo eventos ya se han efectuado en anteriores ocasiones.

Ni hablar.
Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx
Compartir en Google Plus

Editores periodico frontera

0 comentarios: