¿Echar campanas al vuelo?


-Alcaldes no la tienen segura con aprobación de cuentas “al vapor”

-Próximo pastor congresal asegura que podrá haber segunda revisión

-Doble responsabilidad tendrá Cabeza de Vaca
 

   EN prevención de eventuales vientos políticos huracanados, el Congreso Local ha decidido trabajar “tiempo extra”, para desahogar el rezago que presenta la LXII Legislatura Tamaulipeca.
    Asimismo, en el mes de agosto se habrá de instalar la comisión permanente que por acuerdo de las fracciones parlamentarias, estará integrada por siete diputados y no solo por tres, como funciona de manera tradicional.
    No deja de llamar la atención el dicho del presidente de la Junta de Coordinación Política, RAMIRO RAMOS SALINAS, en el sentido de que poco más de 100 iniciativas están en espera de ser discutidas en el parlamento cuerudo.
   Una lógica lectura de tal aseveración permite suponer que los proyectos de ley saturaron el Poder Legislativo, o bien, que los diputados locales se dedicaron a todo menos a trabajar en la responsabilidad que les fue conferida en las urnas o por representación proporcional en el caso de los plurinominales.
     Se da por descontado que el Congreso Local, de mayoría priísta, a través del órgano fiscalizador otorgará el visto bueno a las cuentas públicas de los entes que dependen de los gobiernos estatal y municipal.
La aprobación de las cuentas a alcaldes, por ejemplo, será una de las prioridades de los legisladores que acordaron trabajar “tiempo extra”.
    Sin embargo, con todo y el trabajo del actual grupo legislativo, que muy seguramente aprobará cuentas públicas al vapor, los presidentes municipales y otros entes públicos que reciban el aval de la Auditoría Superior del Congreso del Estado no deberán echar las campanas al vuelo.
    El motivo ya lo anunció quien será el pastor congresal de la primera alternancia política en Tamaulipas, CARLOS ALBERTO GARCIA GONZALEZ. El exdiputado federal es muy claro al precisar que cualquier cuenta pública aprobada en la legislatura saliente podrá ser revisada por la entrante, siempre y cuando exista una sospecha de malversación de fondos.
     Justo ahí es donde se origina la incertidumbre que traerán consigo los vientos de cambio que soplarán fuerte en el rincón noreste mexicano a partir del primero de octubre.
   Cierto es que el primer gobernador de oposición, FRANCISCO JAVIER GARCIA CABEZA DE VACA, ha pregonado que su gobierno no desatará ninguna “cacería de brujas”. No obstante, también es una verdad de a kilo que encontrará a ras de suelo innumerables actos de corrupción que necesariamente obligarán a la aplicación de la justicia.
    CABEZA DE VACA tiene ante sí una doble responsabilidad. La primera, ejercer un gobierno constitucional en beneficio de Tamaulipas y los tamaulipecos, tal y como lo ofertó durante su campaña de proselitismo. Y, la segunda, contribuir con su granito de arena para el regreso de su Partido Acción Nacional a Los Pinos.
   Un gobierno de más de lo mismo no abonaría en nada la imagen bien ganada hasta hoy por el exsenador de la república. En consecuencia, es inevitable el primer manotazo en la mesa una vez que, en el acto solemne diga con firmeza el “sí, protesto”.
    Tampoco se trata de escudriñar a todos los nuevos millonarios surgidos de la actual tamalada sexenal. Sin embargo, si se pretende iniciar un gobierno con banderas desplegadas y con la transparencia como estandarte, FRANCISCO JAVIER tendrá que actuar en consecuencia.
    Pero, mientras son peras o son manzanas, bien vale la pena que los actuales representantes ciudadanos en el Congreso Local desquiten en algo sus altos salarios y viáticos, con el trabajo de “tiempo extra”.
    Y hasta la próxima.

mariodiaz27@prodigy.net.mx
Compartir en Google Plus

Editores periodico frontera

0 comentarios: