DE REOJO

Poder: ¿Democracia o Corrupción?  
Gerardo Vázquez H.
La corrupción ha sido uno de los temas centrales que el electorado buscado erradicar en las últimas elecciones a nivel nacional. El voto ciudadano fue en contra de los excesos cometidos en las diversas entidades donde la corrupción ha generado impunidad y violencia a la población.
Ahí la corrupción se ha perpetuado en el sistema político creando graves vicios como el tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito, el cohecho, la extorsión, el influyentísimo y la impunidad, esta última ha sido la peor de todas o el común denominador en todas las entidades donde cayó el PRI, aquel que Leo Zukerman llama “El peor PRI que hemos vivido”.
En las pasadas elecciones del 5 de junio, en un hecho que puso a temblar al Tricolor, el PAN ganó siete de las 12 gubernaturas que entraron en proco de sucesión, pero quien piense que esto se debió por los buenos candidatos que presento Acción Nacional es perdido en su análisis, porque la victoria azul fue solo el reflejo de un hartazgo contenido en la población en contra de los excesos del PRI.
En ocho estados se dio lugar a la alternancia, el PRI perdió seis estados –Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz–, mientras el PAN cedió sus gubernaturas en Sinaloa y Oaxaca, ambas producto de una coalición con el PRD.
En cinco entidades los gobernadores en turno enfrentan acusaciones de corrupción, pero en todos los casos sus adversarios tuvieron etre sus lemas principales de campaña “el combate a la corrupción”.
Igualmente, los panistas como Javier Corral (Chihuanua), Carlos Joaquín (Quintana Roo), Miguel Ángel Yunes (Veracruz) y José Rosas Aispuro (Durango) prometieron combatir la corrupción con la creación de fiscalías especializadas en el tema de corrupción, investigaciones exhaustivas y cárcel para los gobernadores salientes y sus colaboradores más cercanos, y acabar con la impunidad.
Y es verdad, los 12 gobernadores electos deben tener claro que su mayor reto es: básicamente cumplir sus promesas.
Pero no solo la corrupción tiene repercusiones sociales o políticas, sino también las tiene economías pues según el Índice de Competitividad Internacional 2015 del Instituto Mexicano para la Competitividad A.C (Imco), la corrupción en México cuesta entre 2 y 10 por ciento del PIB, y representa alrededor de 5 por ciento de las ventas anuales de las empresas,
Según cálculos del organismo, los ciudadanos pobres destinan hasta 25 por ciento de sus ingresos en sobornos para tener acceso a trámites básicos y gratuitos, como inscribir a los hijos a la escuela, sacar licencias de conducir, tramita algún permiso con autoridades de tránsito o sortear alguna supervisión de la CFE, las empresas de suministro de agua o Hacienda.
Este hartazgo se presentó con tanta fuerza que 634 mil 143 mexicanos firmaron la primera iniciativa ciudadana que se ha presentado ante el Congreso mexicano; el objetivo principal era obligar a todos los servidores públicos a presentar tres declaraciones: patrimonial, fiscal y de conflicto de intereses. Esta es la famosa iniciativa “3de3”.
Con 59 votos en contra, la iniciativa original fue rechazada; en su lugar, el Senado aprobó una Ley General de Responsabilidades Administrativa con una salvaguarda: no están obligados a hacer pública información que pueda afectar su vida privada.
No es cierto que el mexicano dentro de su ADN sea un corrupto en potencia, eso se crea por los ideólogos para justificar y seguir reproduciendo el esquema de poder que genera la corrupción, elemento central en todas sus relaciones, desde que están en campaña creando el clientelismo político, luego cando este llega al poder se trasforma en paternalismo, donde su palabra es la ley y finalmente, cuando llega su ocaso, para seguirse sirviendo con la cuchara grande, cobrándose todos los favores que le adeudan, con lo que mantiene cierto status económico, político y social.
La corrupción, en suma, es la peor enfermedad que puede tener un país, pues debilita los principios valore éticos de una nación completa, y engendra sus propios predecesores que actuaran siempre acorde a los intereses de su grupo de poder, no conforme lo requiere o pide el pueblo… Bueno, eso decimos nosotros…Pero usted, ¿Cómo ve?
La ojeaita…
En caso de iniciar las perforaciones para sacar del subsuelo matamorense el famoso gas Sell, ¿Que agua utilizaran y donde pondrán los deshechos químicos que genere el fracking?… That’s the Question…
Compartir en Google Plus

Editores periodico frontera

0 comentarios: