PALACIO


         ¡Pa’ acabarla de amolar!

-Violencia invade la capital tamaulipeca

-Mal cierre gubernamental por inseguridad

-Tiempos aquellos en que se respetaba la capital

    SIN lugar a dudas, es sumamente preocupante la ola de violencia que ha invadido a la capital tamaulipeca en las últimas fechas. Luego de un período de relativa calma, los enfrentamientos y ejecuciones han vulnerado el clima de tranquilidad que se respiraba.
    La psicosis ha llegado al grado de que directivos escolares y padres de familia se han visto en la necesidad de evacuar los planteles, en previsión de hechos violentos.
     No bien se recuperaba el gobernador EGIDIO TORRE CANTU de su diálogo con policías de la Fuerza Tamaulipas, cuando las balaceras y asesinatos colocaban a ciudad Victoria entre las ciudades mexicanas cimbradas por los disparos de armas de grueso calibre.
    La disputa por el control del poder entre dos fracciones de un mismo grupo delictivo que opera en el centro de esta entidad federativa es la causa que mantiene en zozobra a los ciudadanos capitalinos cuerudos.
     Como si el clima de violencia no fuera suficiente para trastocar la actividad gubernamental, el punto de acuerdo en el Senado de la República para que el mandatario tamaulipeco explique lo relativo a la reciente protesta policial frente a Casa de Gobierno viene a opacar aún más el ocaso del sexenio torrista.
     Como es sabido, en una acción nunca antes vista en la historia de Tamaulipas, el mandatario estatal enfrentó a un numeroso grupo de policías armados y encapuchados que reclamaban el pago de salarios y viáticos.
     Videos, diálogo y fotografías del singular hecho, como también es del dominio público, hicieron ver mal al ingeniero TORRE CANTU. Todavía es criticable la pésima actuación de la Secretaría General de Gobierno y su titular HERMINIO GARZA PALACIOS, toda vez que la ineficiencia oficial no tan sólo hizo ver mal al guía político de Tamaulipas sino que puso en riesgo su integridad física, al encarar a los inconformes.
     Respecto a la violencia extrema en ciudad Victoria, no deja de ser preocupante la impunidad con que los delincuentes amagan a las fuerzas del orden, conminándolas, incluso, a que asuman una actitud indiferente en la pugna delincuencial.
    Peor aún si se toma en cuenta que justo en ese municipio se localiza el eje rector del poder gubernamental, por lo que la vigilancia estatal y federal es bastante considerable.
    Lamentablemente-para el gobierno del estado, claro-las redes sociales dejan al descubierto la terrible realidad que enfrenta la sociedad victorense, haciendo añicos la postura oficial en el sentido de que “no pasa nada” y que se transmite a través de los sonrientes boletines estatales.
    Para mala fortuna de TORRE CANTU, así como la violencia lo llevó al gobierno tamaulipeco luego del asesinato de su hermano RODOLFO, aún prevalece el mismo ambiente enrarecido justo en los últimos meses de su mandato constitucional.
    Sin ánimo de comparaciones odiosas, todavía se recuerda aquella época en donde las bandas delictivas respetaban la capital tamaulipeca en un acuerdo tácito por ser sede de los poderes constitucionales. Actualmente, esa regla no escrita no tan solo no se respeta sino que que al crimen organizado le interesa un rábano partido por la mitad si en ciudad Victoria se encuentra el Palacio de Gobierno, el Congreso Local y el Poder Judicial.
    Es decir, todo lo anterior forma parte de la historia en la esquina noreste mexicana.
   Ni hablar.
    Y hasta la próxima.

mariodiaz27@prodigy.net.mx
Compartir en Google Plus

Editores periodico frontera

0 comentarios: