PALACIO

Por Mario A. Díaz

              ¿Puente cerrado?

    ASUMIENDO       una actitud diametralmente opuesta a la de su antecesor, la flamante administradora de la Aduana Fronteriza de Matamoros, DOLORES VELASCO ROSAS, continúa aplicando el sistema de “puente cerrado” en los diferentes puertos de entrada en esta ciudad norteña.
    Los oficiales de Comercio Exterior tienen instrucciones precisas de aplicar con rigorismo la ley aduanera, lo que, lógicamente, está provocando una serie de inconformidades entre la sociedad civil y la empresarial.
    Apenas un par de meses atrás, el anterior titular de esa dependencia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ANDRES RUIZ MANRIQUEZ, mediante la clásica componenda permitía el paso de todos los productos y enseres que ahora son totalmente prohibidos.
    La licenciada ZAYDA ALEJANDRA VILLARREAL SNYDER, subadministradora de Operaciones, es la encargada de aplicar la mano dura por instrucciones precisas de VELASCO ROSAS.
   El rigorismo de la autoridad hacendaria comienza a levantar ámpula entre los residentes fronterizos, quienes observan con impotencia como algunos alimentos, prendas de vestir y otros enseres domésticos les son decomisados por los celosos oficiales. Lo malo del caso es que la diversidad de criterios de éstos hace presumir que la normatividad aduanera es aplicada a discreción.
   Las oficinas y patios de los diferentes cruces fronterizos están saturados de diferentes artículos que son decomisados a residentes de la frontera y del interior del país, quienes, además, tienen que cubrir la sanción administrativa.
    Asimismo, la administradora de la Aduana Fronteriza de Matamoros ha ordenado que personal del Servicio de Administración Tributaria (SAT) visite los lotes y tianguis en donde se comercializan autos de procedencia extranjera.
    Los operativos han obligado a los vendecarros a esconder las unidades motrices norteamericanas y ofertar sólo los vehículos que han sido nacionalizados.
    Como era de esperarse, la Cámara de Comercio y Servicios Turísticos, que preside ENRIQUE MENA, ha externado su inconformidad por lo drástico de los operativos, que afectan la actividad económica de la región.
    Un caso de clara incongruencia es que los residentes de Matamoros, por ejemplo, están imposibilitados de cruzar a territorio nacional vinos, licores y cigarrillos. Los mismos productos, aunque no más de tres litros y paquetes si les es permitido importar a quienes viven en la ciudad de Valle Hermoso.
   Se da como un hecho, con base en experiencias anteriores, que la aplicación férrea de la disposición aduanera a la hora de importar artículos de procedencia extranjera solo sea el preámbulo para que la todavía flamante funcionaria federal cotice mejor sus servicios a los contrabandistas.
     Por lo pronto y en espera de una sana coordinación, la alcaldesa LETICIA SALAZAR VAZQUEZ acudió a las oficinas de la Aduana Fronteriza para saludar a la nueva titular.
   Se supone que la visita de cortesía, además de establecer canales de cooperación, obedeció a respaldar el hermetismo y nulo trato con los representantes de los medios de comunicación que extrañamente ha asumido la licenciada DOLORES VELASCO ROSAS.
    En condiciones normales sería la administradora de la aduana quien visitara en sus oficinas a la Primera Autoridad, en atención a su investidura.
    El escándalo mediático desatado con el reciente decomiso de cuantioso contrabando de whisky, cerveza y cigarrillos en una bodega ubicada en el centro de la ciudad ha obligado a la funcionaria fiscal que permanezca encerrada a piedra y lodo en sus confortantes oficinas.
   Sin embargo, la jefa aduanera y dos funcionarias más se dieron una escapadita para deleitar mariscos, el sábado por la tarde, en un establecimiento ubicado justo en el nuevo centro geográfico de la ciudad.
    Y hasta la próxima.


Compartir en Google Plus

Editores periodico frontera

0 comentarios: